T: 964 498001 - F: 964 498283 ajuntament@cerveradelmaestre.es

Recorrido urbano

Son diversos los rincones y elementos arquitectónicos que el viajero y el visitante puede contemplar por el casco urbano de Cervera. De entre ellos, les señalamos los mas vistosos y fáciles de observar. No obstante, este recorrido puede completarse, dependiendo del tiempoque quiera dedicarse, con la visita a otros monumentos ya mencionados en otros apartados. Un interesante recorrido urbano por Cervera comenzaría aparcando el coche el el parking público situado sobre las piscinas municipales y bajo los pies del conjunto histórico del castillo. De alli nos dirijiremos a la calle Dr. Ballester. El primer monumento a destacar es la Cruz de los Caídos. Fue encargado por el municipio al escultor natural de Cervera Agustín Besalduch Ballester con objeto de homenajear y rememorar a los vecinos de la zona nacional víctimas de la pasada guerra civil. Destaca por su originalidad, esbeltez y finas trazas ejecutadas con piedra procedente de la cantera próxima de Xert. Seguidamente nos encaminamos por la calle Doctor Ballester hasta pasar por delante, a mano derecha, del edificio que albergaba la antigua lonja medieval y posterior ermita de Sant Sebastià, patrono de Cervera. El final de esta calle enlaza con la de Santa Bárbara, ya en ligero descenso hasta la actual plaza mayor de la localidad, la plaza del Maestrat, enfrente de la cual se sitúa el actual ayuntamiento.

En la referida calle Santa Bárbara, a mano izquierda, podemos contemplar en una de sus fachadas un escudo de armas nobiliario recientemente restaurado, perteneciente a una familia basca asentada en la población. En frente, las escaleras que dan acceso a la puerta lateral de la iglesia de Cervera. Unos escasos metros más abajo, a mano izquierda, descendemos por unas escaleras que nos llevan directamente a la plazoleta conocida popularmente como del Forn del Gallo, apelativo que se retrotrae a un antiguo horno de pan cocer ubicado en uno de los edificios de la plaza. También puede observarse una curiosa simbología de Jesucristo labrada sobre piedra localizada en una puerta con arco de medio punto situada al final de la plaza. Retornando por las escaleras iniciales, pasamos por delante de la actual Biblioteca municipal (anterior ayuntamiento). Desde aquí, y bajando la antiguamente conocida como calle Mayor, llegamos a la plaza del Maestrat, en la que se desarrollan los actos festivos más importantes del municipio (bailes típicos, toros…). Volviendo a subir por la calle Mayor, hoy calle Mártires, podemos observar a nuestra izquierda una interesante fachada de sillería con puerta coronada por arco de medio punto. Justo enfrente, una ventana medieval con escudo heráldico datado en el año 1592. Una ventana que se encuentra en la fachada de abajo, conserva todavía una inscripción con caracteres medievales de algún personaje relevante de la villa. Seguimos subiendo la calle y, justo en la bifurcación, nos dirigimos a la calle General Palau. A mano izquierda podemos admirar un ventanal y puerta gótica, ambas originales y de bella composición. El final de la calle termina en la plazoleta del Reverendo Miñana: a mano derecha nos encontramos con las escaleras de losa que conducen a la iglesia por su puerta principal; en frente la calle Castillo y a la izquierda continuamos por la calle Reverendo Miñana, que nos conduce hasta un rincón tradicional y muy agradable en el que podemos ver la imagen escultórica de la patrona de Cervera, la verge de la Costa. Si subimos por la referida calle Castillo, nos adentraremos en el casco antiguo de la población, con callejuelas enlosadas caracterizadas por su bella estrechez, acentuado desnivel, irregular trazado y fachadas elevadas coronadas con aleros sencillos pero interesantes. Esta calle nos conduce hasta una pequeña plazoleta rectangular conformada por distintos niveles; subimos las escaleras, haciendo un giro a la derecha, y continuamos por la calle que discurre paralela al castillo. Al llegar a la parte más elevada tenemos dos opciones: una, subir las escaleras que, a mano izquierda, nos conducirán definitivamente al castillo; y otra, continuar la calle hasta llegar a la plazoleta de la torre-campanario. Desde la misma, descendiendo por unas escaleras situadas frente al acceso al campanario, desembocaremos en la plaza y puerta principal de la iglesia parroquial. Aquí, en la plaza de la iglesia, podremos observar un elemento muy característico de la Edad Media en los pueblos de esta comarca: el capitel que coronaba la columna de un antiguo peiró o cruz de término, adosado a un muro en forma de baranda. Evidentemente no es ésta su ubicación original, como tampoco la de algunos de los elementos arquitectónicos que lo acompañan (como la bola de piedra o la base de la misma), que pertenecen a los remates del campanario.

recirrido